¿Qué es el rollerski?

Un rollerski es un artilugio con ruedas que nos permite simular el esquí de fondo sobre asfalto cuando no hay nieve y al igual que en la nieve, podremos practicar los dos estilos de fondo: clásico y patinador (también conocido como skating).

Los rollerskis parecen unos esquís de fondo muy cortitos (entre 50 y 80 cms aproximadamente), pero que llevan ruedas en los extremos. Para una mejor simulación de la técnica de esquí de fondo el chasis tiene una anchura similar a la de los esquís, aproximadamente 45-50 mm.

Sobre este chasis se montan las mismas fijaciones que en los esquís y ya están listos para usarlos con las mismas botas que usaríamos en la nieve, aunque en los últimos años las principales marcas han desarrollado botas específicas para rollerski, más ventiladas y menos abrigadas que las de nieve.


Como se ha dicho, en esquí de fondo hay dos estilos: clásico y skating.

Igualmente en rollerski existen estos dos estilos.

En clásico, para simular el agarre de las ceras (escamas o pieles de foca en los esquís de gamas menos técnicas), una de las dos ruedas lleva rodamientos antirretorno y se bloquea cuando gira hacia atrás. Al bloquearse se agarra al asfalto y podemos impulsar hacia adelante.

Este tipo de rollerskis también se utilizan para simular el foqueo de esquí de montaña (skimo). Los rollerskis de skimo son básicamente los mismos que los de clásico, aunque para tener unas sensaciones más específicas de skimo algunos fabricantes usan ruedas distintas de las que ponen en sus rollerskis de clásico, con durezas y velocidades diferentes.



En skating las ruedas giran libremente. No se necesita el bloqueo de las ruedas. Pasa lo mismo que en la nieve: los esquís de skating no necesitan ningún agarre en el puente (cera, escamas o pieles) porque el movimiento se hace de forma diagonal mediante el apoyo-impulso de los cantos internos.

Con los rollerskis de skating se patina de manera muy parecida a como se hace con cualquier patín en línea, aunque hay que tener en cuenta que el talón va suelto, el chasis es más largo que en unos patines y las botas son más blandas.

Y claro, hay una diferencia más que evidente con el patinaje en línea... se llevan bastones, además, muy largos.

Los bastones que se utilizan para el rollerski son los mismos que para esquí de fondo, con unos ligeros cambios que muchas veces ni siquiera se hacen, puede ir un poco en las preferencias de cada uno.

Puntas: Se suelen sustituir las de nieve con cazoletas por una de asfalto (imagen de la derecha) con la parte metálica en carburo de tungsteno, más conocido como widia. Los bastones de gama alta suelen llevar las puntas de nieve en widia y no sería necesario cambiarlas. La mayoría de bastones de gama media y todos los de gama mas económica llevan puntas en acero, que en la nieve funcionan bien, pero en el asfalto no tienen agarre suficiente y duran muy poco.

Altura de los bastones: habitualmente se usan los mismos de nieve, pero muchos esquiadores, si tienen bastones dedicados sólo a los rollerskis, los prefieren ligeramente más largos (2-5 cms).

Material: los bastones se fabrican en aluminio, fibra de vidrio, fibra de carbono y mezcla de estas dos fibras. Lo más recomendable para hacer rollerski en asfalto es llevar bastones 100% carbono o mezcla de fibra de vidrio y carbono, pero con el máximo posible de carbono. Los de aluminio rebotan y vibran mucho en asfalto y pueden resultar incómodos.


Las ruedas para rollerski es algo casi tan complejo como las ceras y parafinas en el esquí de fondo.

Hay diferentes diámetros y anchos, diferentes durezas, diferentes velocidades y por supuesto, diferentes materiales, pero esto no trata de ser un artículo en profundidad, sólo intentaremos aclarar algunas ideas.

Materiales: se usan tres principalmente, poliuretano (PU), caucho y uretano. Las ruedas de PU son las más rápidas y se suelen dejar para las competiciones. Las de caucho y uretano se usan para entrenamientos y para algunas carreras en las que la velocidad de la rueda está regulada. Las de uretano son de mejor calidad y mayor duración que las de caucho... y también más caras.

Tamaños: básicamente las de clásico son de 70-80 mm de diámetro por unos 35-40 mm de ancho. Las de skating suelen estar alrededor de los 100 mm de diámetro y 20-25 mm de ancho.

Velocidades: generalmente nos encontraremos lenta, media y rápida. A veces también encontraremos superlentas y muy rápidas. Cada marca utiliza un código de velocidades con números , pero no hay una correspondencia exacta entre unas marca y otras.

El rollerski no es sólo un deporte para que los esquiadores de fondo sigan esquiando en asfalto cuando la nieve ha desaparecido de las pistas. Es una actividad totalmente indicada como deporte complementario para cualquier deportista, pero especialmente para ciclistas, corredores, corredores de montaña, piragüistas, kayakistas, triatletas, crossfiteros...

Como en el esquí de fondo, el consumo de oxígeno es altísimo, probablemente el más alto de todos los deportes.

Es una actividad sin impactos, sin microtraumatismos de repetición, así que resulta ideal como complemento para quitar kilómetros a las piernas de los deportistas que corren y corren miles de horas y kilómetros.

La implicación de brazos y tronco al remar con los bastones lo convierte en un deporte completo y equilibrado muscularmente y en el que se tonifica el core.

Por supuesto, es un deporte técnicamente complejo. Cada secuencia de movimientos exige una coordinación y un equilibrio que no son naturales, pero los múltiples beneficios que aporta este deporte hacen que merezca la pena probarlo.